lunes, 8 de marzo de 2010

Día de la mujer...¿Sólo uno?

Para celebrar, reflexionar, trabajar con los alumnos este día de... hay muchas instancias, webs, blogs y entidades que realizan propuestas interesantes.
Mi escepticismo con esta serie de "actos puntuales y llamativos" es cada vez mayor y abogo por trabajar en todo momento la coeducación, no como tema "añadido", sino inmerso en el quehacer diario, atendiendo normalizadamente la diversidad entre los miembros de la comunidad, integrada en cada acción educativa, como medio más práctico, comprometido y contextualizado. En la reflexión sobre la acción.

Lo malo del 8 de marzo, día internacional de la mujer, es precisamente eso, que es sólo uno... ¿y el resto?
Debería resultar, en cualquier caso, bochornoso para la sociedad del S XXI, con tantos avances en otros ámbitos, que sea necesario un día de reivindicación de derechos para la mitad de la población mundial.

Se podría hablar mucho sobre el papel de los gobiernos, los poderes económicos, las religiones, los medios de comunicación, las diferentes industrias... en el mantenimiento de esas desigualdades y su interés porque las mujeres no decidan y actúen libremente sobre sus vida.

Considero que hay otros lugares más apropiados para ese debate; sin embargo, en nuestro ámbito...

¿Y la escuela? ¿Realmente la escuela educa en igualdad?

La imagen es una: Planes de igualdad por doquier, propuestas didácticas atractivas, Recursos variados para su adaptación...

La realidad: El curriculo oculto esconde todos los estereotipos y prejuicios de antaño. Y éste es el que se transmite al alumnado, éste es el que cala en sus conciencias: lo que no está explícito, lo que en algunas ocasiones ni siquiera es intencional por parte de los docentes.

Si deseamos educar en igualdad deberemos reflexionar sobre ello, cuestionar nuestro trabajo y modificar lo que sea pertinente.

Trabajo de 365 días al año. Ánimo

LinkWithin