viernes, 1 de mayo de 2009

Día de... el trabajo La Internacional


Primero de mayo

Este "día de" es especialmente importante siempre, ya que tener trabajo supone poder vivir con dignidad, o simplemente, poder vivir, sin olvidarnos de la seguridad y reconocimiento del trabajo en sí: riesgo de accidentes, salario justo, seguridad en el contrato laboral...

La mayor parte de mis alumnos vinieron traidos por sus padres, que buscaban un futuro mejor al que podían aspirar en sus lugares de origen. En definitiva, buscando un puesto de trabajo que les proporcionase una forma de vida más holgada. La mayoría lo consiguieron, otros no; pero ahora que llegan tiempos de crisis y de paro, los primeros que lo sufren son ellos. Se plantean que tal vez tomaron una decisión equivocada. Unos regresan, otros permanecen e intentan aguantar el tirón; inclusi aún hay familias que acuden a este lugar del mundo en busca de su norte, comezando ahora su proyecto de vida en circunstancias muy difíciles. Yo veo a diario una gran valetía, mucha renuncia y enormes dosis de ilusión en las familias que han venido de otros paises y quiero mostrar mi admiración.

Los proverbios y refanes son decriptivos y atemporales. Creo que se podría aplicar a estas familias el siguiente proverbio japonés, por el que se guiaron:" Si no entras en la madriguera de un tigre, no puedes coger sus cachorros", aunque, ¡Claro, gran riesgo!

Las vacas flacas llegan para todos, pero hay un , y van dos, que me gusta mucho y encaja a la perfección con la situación que padecemos ahora: "Cuando los elefantes luchan, quien sufre es la hierba". Los más débiles y los últimos en llegar son los que primeros que salen del mercado laboral, que es lo mismo que decir del "mercado" social.

Poco pueden hacer ellos en esta situación, como no sea armarse con un gran cargamento de paciencia. Los que deben poner manos a la obra son, en este caso, los elefantes. Para terminar, lo haré, además de invitándoos a escuchar el himno de La Internacional, como lucha de TODOS los pueblos, con un último refrán, en este caso rumano, que viene a ser un deseo para la mejora de los trabajadores, desde el trabajo y el cambio de los que pueden hacerlo posible. Para que escuchen. "Las escaleras deben barrerse desde arriba"

LinkWithin